¿Viajar con niños y bebés? ¡Con tu mochila ergonómica al fin del mundo!

En plena Semana Santa seguro que muchos tenéis pensado algún viaje con vuestros hijos, una escapadita más o menos corta, una jornada turística o un paseo por la naturaleza. O quizá estáis planeando ya en las vacaciones de verano. Y seguro que a veces os asalta la duda de cómo organizaros para moveros con los más peques. ¿Viajar con niños y bebés? ¿Es buena idea? No os quepa duda, ¡con tu mochila ergonómica al fin del mundo!

La organización cuando se viaja con niños es importante: Organizar bien el recorrido, dando cabida a planes que gusten no sólo a los papás sino muy especialmente a los niños y planificando el suficiente tiempo de descanso para ellos. Elegir la manera en la que nos vamos a desplazar es un punto básico a tener en cuenta a la hora de hacer turismo con niños.

 

¿Por qué llevar a tus hijos en una mochila portabebés te facilita viajar con ellos?

 

    • Con una mochila ergonómica te mueves más fácilmente en el transporte público. Olvídate de preocuparte de cómo subir y bajar el carrito de bebé o la silla de paseo, si cabe o no en el autobús (incluso si te dejan montarte), de buscar un ascensor para acceder al metro, etc. Con una mochila portabebés te mueves como si sólo fuerais uno, sin preocuparte por nada más.

 

    • Prescindir del carrito te lo pone más fácil en el aeropuerto. Así no tendrás que preocuparte por las normas del aeropuerto y de si la compañía te obliga a facturar el carrito o te dejan usarlo hasta la puerta del avión o si al aterrizar descubres que se ha roto durante el transporte.

 

    • Olvídate de las barreras arquitectónicas. Puedes visitar monumentos con escaleras, rampas, terrenos más o menos dificultosos. Puedes acceder con tu bebé allá donde vayas tú; eso sí, con la lógica prudencia que nos dicta el sentido común: si el terreno es peligroso para tu bebé, mejor evitarlo.

 

    • Tu bebé descubrirá el mundo a tu altura. Nada más aburrido para un bebé que viajar en un carrito donde no puede verte y su única visión son piernas y más piernas. Viajando en una mochila ergonómica descubrirá el mundo desde la misma altura que tú y podrás ir explicándole todo lo que veáis juntos. ¡Una experiencia única!

 

    • Llevar a tu bebé contigo te permite estar más pendiente de sus señales de cansancio, hambre o molestia y descubrirlas antes incluso de que le incomoden lo suficiente como para llorar. La experiencia de viaje será mucho más placentera si tu bebé tiene sus necesidades siempre cubiertas.

 

    • Tu bebé podrá dormir cuando lo necesite y, si le das el pecho, podrás hacerlo mientras sigues caminando, además de una forma totalmente discreta.

 

    • Prescindir del carrito o la silla de bebé te permite moverte por el mundo con un trasto menos, algo que siempre se agradece cuando viajamos. Si necesitas llevar una muda para tu bebé o unas toallitas, siempre puedes llevar una pequeña mochila en tu espalda (o cedérsela a otro adulto que te acompañe).

 

 

    • Llevar una mochila portabebés para tus hijos es un incentivo para los más mayores. Por mucho que tu hijo camine, seguro que se termina cansando más pronto que tarde y te pide que le lleves, o terminas llevándole casi a rastras protestando porque se aburre con vuestro plan. Es normal, son niños pequeños que se cansan, que no pueden seguir el ritmo de un adulto, que tienen otros intereses y que siguen necesitando una siesta después de comer o simplemente el calor de sus papás. Nada que una mochila toddler no solucione, ¡os lo aseguramos!

 

En definitiva, viajar con tu mochila portabebés ergonómica hará que hacer turismo con tus peques sea mucho más fácil, divertido y placentero para todos. ¡Cada vez más familias dan fe de ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *