Mochilas portabebés con reductor vs mochilas evolutivas

¿Qué es mejor? ¿Una mochila portabebés con reductor o una mochila evolutiva? ¿Qué es más saludable? ¿Y más práctico?

Un debate clásico que existe en el porteo ergonómico es si es recomendable utilizar una mochila portabebés con reductor. Recordemos que algunas mochilas están pensadas para usarse idealmente con niños que pesan más de 7 kilos y sostienen bien la cabeza y la espalda, algo que normalmente ocurrirá en torno a los 6 meses. Pero todas ellas incluyen algún tipo de reductor, adaptador o cojín que permite su uso desde antes de ese momento, normalmente desde unos 3.5 kg.

La pregunta es, entonces, si es aconsejable adelantar tiempos usando estas mochilas con el reductor hasta que los peques puedan usarlas directamente o conviene apostar por otras mochilas ergonómicas, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez tenemos una mayor y mejor oferta de mochilas evolutivas, que solventan este problema.

Opciones para portear a un recién nacido

Para centrar el debate creemos que es fundamental tener claro qué opciones tenemos para llevar a un recién nacido en una mochila portabebés ergonómica:

a) Mochilas muy centradas en el recién nacido

Son el caso de la Caboo o la Marsupi. Mochilas muy sencillas, amorosas, muy adaptables, que están pensadas para utilizarse durante los primeros meses con total comodidad. De hecho, la Caboo, siendo un híbrido de fular elástico es una mochila que nos permitiría llevar bebés muy muy pequeños, incluso prematuros.Caboo NCT modelo Grey

¿Su problema? Que al estar muy centradas en la etapa de recién nacido, se quedan pequeñas pronto, haciendo necesario comprar una nueva mochila más acolchada, de mayores dimensiones y con mejor ajuste.

 

b) Mochilas evolutivas

Son mochilas con cinturón y tirantes bien acolchados y estupendo ajuste al porteador que además incorporan una característica que las hace muy especiales: su panel puede ajustarse de forma progresiva al tamaño del bebé. Normalmente este ajuste se realiza de forma muy muy sencilla, mediante cordones o velcros.

isara-baby-carrier-manhattan

Es el caso de la mochila Ergobaby Adapt o las Isara. Estas mochilas nos permiten un uso prolongado en el tiempo y nos garantizan que el tamaño del panel será siempre el que necesite nuestro bebé a cada momento.

 

c) Mochilas con adaptador

Quizá sean el grupo más numeroso. Son mochilas pensadas para tener una vida útil larga, como las mochilas evolutivas, normalmente hasta unos 2-3 años (20 kg de soporte máximo de peso).

La diferencia con las mochilas evolutivas es que su panel no puede ajustarse ni adaptarse. El panel será siempre del mismo tamaño a lo largo de todo el porteo.

Si queremos llevar a un recién nacido, deberemos usar el accesorio que esa mochila tenga diseñado para ello.

Boba Carrier 4G modelo Vail

La Boba 4G incorpora un cojín elevador que admite dos posiciones, las Ergobaby llevan un cojín, por poner dos ejemplos de mochilas ergonómicas muy conocidas con sistemas diferentes para llevar al bebé recién nacido.

 

¿Por qué no se suele recomendar el uso de adaptadores o reductores?

No nos cansaremos nunca de decir que no existe la mochila portabebés perfecta de por si, sino aquella que se adapta a las características de cada familia.

Mochila Ergobaby Original modelo Marine con Cojín Bebé modelo Vainilla

Pero sí es cierto que cuando asesoramos a las familias y estas buscan la máxima adaptabilidad, los expertos en porteo ergonómico solemos desaconsejar el uso de reductores, cojines o adaptadores.

Razones por las que se desaconsejan los reductores o adaptadores
  • A menudo requieren un extra de pericia por parte de los papás para colocar bien a sus bebés. De lo contrario, el niño puede acabar mal colocado, por ejemplo de pie dentro de la mochila, con el peso recayendo sobre sus pies. Esto puede ser perjudicial para el bebé, aunque normalmente suelen mostrar su disconformidad antes porque les resulta muy molesto.
  • La postura puede perderse con facilidad por lo que deberíamos comprobar de forma frecuente la posición dentro del reductor, algo que no siempre será sencillo por su propio diseño.
  • Las mochilas con reductor o adaptador, como es lógico, van a dar siempre menos soporte al cuerpecito del bebé y un bebé lo que más necesita es un soporte envolvente.
  • Normalmente estas mochilas obligan al bebé a ir con los pies por dentro, una posición que muchos detestan, protestando enérgicamente y poniéndose de pie dentro de la mochila.
  • Los cojines suelen abultar considerablemente y dar calor.
  • A menudo el reductor se queda pequeño antes de que el bebé pueda usar la mochila directamente por lo que o nos quedamos unas semanas sin poder usar la mochila o forzamos la posición para poder dejar de usar el reductor.
  • Suele pasar que las familias no están cómodas con el uso del adaptador por lo que observamos que es habitual que terminen dejando de usarlo antes de lo debido. Forzar la apertura de las piernas del bebé y no darle un buen soporte a su espalda es completamente inadecuado y debemos desaconsejarlo. 

 

Mochilas portabebés con reductor vs mochilas evolutivas

Nuestra labor como asesores siempre es la de informar para que sean las familias las que tomen su decisión una vez analizados los pros y los contras de cada opción.

Solemos decir que si están muy enamorados de una mochila con reductor o adaptador, y comprenden todo esto que acabamos de explicar, adelante. Aunque los reductores no sean la opción idónea para un recién nacido, todos ellos se van a beneficiar del contacto con sus cuidadores, que seguramente valoren la sencillez de estas mochilas, que es una de las razones por las que a menudo son elegidas.

Lo cierto es que las mochilas evolutivas nos brindan sistemas muy sencillos, que además nos aportan una ventaja innegable: evitar los reductores o adaptadores y asegurarnos de que nuestro peque tendrá el mejor soporte con un asiento siempre de su tamaño.

Si buscáis una mochila portabebés para portear desde el nacimiento y que tenga una larga vida útil, nuestra primera opción siempre sería una mochila evolutiva.

 

¿Ya estás decidido? ¡Ahora sólo te falta elegir tu mochila portabebés!

Comprar mi mochila portabebés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *