Llevar a tu bebé en su mochila ergonómica te pone en forma

Con frecuencia recibimos consultas de papás que vais a empezar a llevar a vuestro bebé en una mochila portabebés cuando éste tiene ya varios meses, incluso en ocasiones os decidís cuando ya tiene varios años de edad. Aunque hay bebés de peso pluma, algunos pesan ya bastante de modo que es habitual que os preguntéis si a partir de cierto peso seréis capaces de llevar a vuestro hijo por mucho tiempo en la mochila portabebés, por muy cómoda que esta sea.

Llevar a vuestro bebé en una mochila portabebés ergonómica se puede comparar a ir al gimnasio. Si el primer día llegas al gimnasio y te pones a hacer los ejercicios más duros, con las pesas más grandes que encuentres, es muy probable que salgas de allí hecho polvo y al día siguiente no te puedas ni mover. En cambio, si empiezas por ejercicios suaves, por pesas pequeñas, pronto verás como te pones en forma casi sin darte cuenta. De manera progresiva irás siendo capaz de entrenarte más duro, de coger más peso, te sentirás más ágil y ligero y todo ello sin mucho esfuerzo ni agujetas.

Con el porteo sucede igual que con el entrenamiento físico. Los papás que empezáis  llevando a vuestro recién nacido y porteáis con frecuencia durante meses apenas notáis el peso. De hecho, si llevar la mochila forma parte de vuestra vida diaria, seguro que os sentís libres y ágiles, que camináis por la ciudad o el campo como si nada por mucho que vuestro bebé pese ya, pongamos, 8 ó 9 kilos. Casi sin daros cuenta, llevar a vuestro bebé en su mochila ergonómica os ha ayudado a poneros en forma y tonificar vuestros músculos. De esta forma, cuando vuestro hijo alcanza los 10, 11, 12 kilos o más podréis seguir llevándole sin problemas. Obviamente un bebé de ese tamaño pesa, pero vosotros estáis acostumbrados a llevarlo, no tendréis ningún problema.

Si vais a usar la mochila por primera vez con un bebé que ya va pesando, lo recomendable es empezar poco a poco. Si te compras la mochila para las vacaciones de verano pensando en hacer turismo con tu hijo de 2 años, que tal vez pese ya 13 o 14 kilos, quizá quieras empezar unos días antes, llevándole en ratos más cortos, primero una hora, luego dos, al día siguiente otro poquito más. De esta forma habituarás a tu cuerpo para llevar el peso y no tendrás ninguna dificultad llevándole.

Tula Toddler Carrier modelo Ikat
Mochila Tula Toddler Carrier modelo Ikat

Por supuesto, es fundamental que ajustéis correctamente vuestra mochila. Aunque las mochilas ergonómicas reparten el peso de forma homogénea desde los hombros hasta la cadera, un mal ajuste puede estropearlo todo. A veces un pequeño cambio supone una gran diferencia en cuanto a comodidad. Así que, antes de nada, revisa que está todo bien ajustado y que no sientes que se cargue un grupo muscular más que otro.

Por ejemplo, si notas que se te carga la zona cervical, es posible que lleves la cinta que une los tirantes demasiado alta, el punto ideal sería más bien hacia los homoplatos. También es posible que lleves el cinturón demasiado bajo, de manera que el peso no recaiga correctamente en el cinturón de la mochila. Haz los cambios que consideres oportunos y prueba de nuevo.

Si el niño que vais a llevar es un niño grande, quizá queráis optar por una mochila toddler. Cuanto más recogido vaya el niño, más cómodo irá y menos se moverá. Que un niño vaya bien asentado en una mochila es importante para vuestra comodidad. Si tiene los muslos bien recogidos y un buen soporte de la espalda podrá ir bien pegado a vosotros, de modo que no se modificará vuestro centro de gravedad por mucho que el niño se mueva.