La plagiocefalia postural se previene porteando

Cada vez es más frecuente encontrarse con bebés que presentan plagiocefalia. Ya sabéis, un aplanamiento más o menos evidente del cráneo, que en algunos casos hace necesario incluso el uso de un casco ortopédico para corregirlo.

Pues bien, hoy queremos profundizar en este tema y en cómo plagiocefalia postural y el uso de portabebés ergonómicos tienen un positiva relación.

 

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia es un término relativamente nuevo, que seguramente muchos abuelos actuales no conozcan. ¿Por qué? Pues porque décadas atrás se daba muy rara vez. Esto se debe a las recomendaciones para prevenir la muerte súbita del lactante, que piden a los padres que pongan a sus bebés a dormir simple boca arriba. La muerte súbita se ha reducido considerablemente desde que se comenzaran a dar estas indicaciones pero el número de casos de plagiocefalia no ha dejado de aumentar.

Aunque es cierto que en algunos casos la deformación del cráneo se produce durante la gestación (por ejemplo en gestaciones múltiples) o durante el parto (en aquellos que han sido muy instrumentalizados), todas estas plagiocefalias se resolverían por sí solas en pocas semanas si el bebé tuviera una adecuada exterogestación, es decir, que se respetara su necesidad de ser llevado en brazos.

 

¿A qué se debe la plagiocefalia postural?

La plagiocefalia postural es la deformación del cráneo del bebé producida por un mal hábito postural, desencadenada por pasar demasiado tiempo estirado sobre el carro, la cuna o la silla del coche. Todas estas horas tumbado horizontalmente sobre una superficie plana el cráneo del bebé está recibiendo una presión sobre la misma parte de la cabeza, cuando su estructura ósea aún es frágil y muy delicada.

Por supuesto, los bebés deben dormir siempre boca arriba (si no les estamos porteando, claro, en cuyo caso pueden dormir todo el tiempo que quieran en nuestra mochila ergonómica). Pero una vez que el bebé esté despierto, no hay razón alguna para mantenerle tumbado.

 

La plagiocefalia postural se previene porteando 

Ya os lo adelantábamos antes: la plagiocefalia postural se previene porteando, al igual que muchas plagiocefalias de nacimiento pueden mejorar simplemente respetando algo tan básico como el tiempo en brazos que todo bebé requiere.

A menudo nos preguntan cuánto tiempo diario se puede portear a tu bebé. La pregunta correcta sería cuánto tiempo diario es saludable que un bebé esté tumbado, ya que esa posición no es natural y presenta un riesgo no sólo para su cráneo sino también para su columna y sus caderas inmaduras.

Plagiocefalia y uso de portabebés
Plagiocefalia y uso de portabebés

No hay ninguna necesidad de tener al bebé tumbado todo el día y, de hecho, muchos bebés protestan enérgicamente casi desde el mismo momento de su nacimiento. Muchos de esos bebés son bebés que siempre tienen que estar en brazos, ya que reclaman algo que para ellos es básico.

Portear a tu bebé es una excelente forma de prevenir la plagiocefalia al mismo tiempo que proporcionamos a nuestro hijo calor, olor, sensaciones, que le permiten ir descubriendo la vida fuera del útero de manera progresiva y adaptada a sus necesidades. Por cierto, una actividad la de portear llena de beneficios también para los papás. Y todo ello cuidando algo tan importante como es nuestra higiene postural, tanto del bebé como del porteador.

Así que papis, ya sabéis, ¡es tiempo de brazos!

Feliz Porteo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *