Consejos de seguridad para llevar a tu bebé en su mochila ergonómica a la espalda

La gran mayoría de las mochilas portabebés ergonómicas que tenemos en el mercado permiten llevar al bebé a la espalda, una posición muy cómoda y que nos permite movernos aún con más agilidad sobre todo cuando los niños ya van siendo algo mayores y, por tanto, abultan más, dificultando nuestra visión o movimientos si les llevamos delante.

Al igual que comentamos cuando hablábamos de seguridad a la hora de llevar a vuestros bebés en posición ventral, es importante tener en cuenta estos consejos:

 

CÓMO AJUSTAR CORRECTAMENTE TU MOCHILA PORTABEBÉS ERGONÓMICA PARA LLEVAR A TU BEBÉ A LA ESPALDA

Ajustar correctamente tu mochila ergonómica es importante por muchos motivos, por ejemplo por seguridad, y se traducirá en una mayor comodidad para ti, garantizándote horas de porteo con total comodidad.

A la hora de poner al bebé en la espalda hay un error bastante frecuente: poner al bebé demasiado bajo. Pensemos en una mochila cargada de libros, ¿cómo iremos más cómodos con ella: colgando cerca de nuestro culo o bien centrada nuestra espalda? Al llevar a nuestro bebé en una mochila ergonómica ocurre lo mismo, si queremos que nuestro centro de gravedad no quede modificado deberemos llevar al bebé bien pegado a nosotros y a una altura relativamente elevada, habitualmente más alto que si porteáramos delante. Además, si llevamos al bebé más alto él también podrá ver más, en muchos casos llegará a ver por encima de nuestro hombro, que es algo que les encanta. Para llevar al bebé bien elevado no temas en subir el cinturón de la mochila donde tú necesites llevarlo, en ocasiones a la altura de nuestro ombligo o incluso por encima.

Mochila Boba Organic 3G modelo Pine
Mochila Boba 4G modelo Pine (Orgánico)

Otro error frecuente es la falta de tensión. Llevar la mochila poco ajustada, demasiado floja, es incómodo para el niño y para ti. Si no llevas la mochila bien ajustada tu bebé no tendrá todo el soporte que necesita, algo especialmente importante si aún le falta un poquito para sostenerse sentado por si solo o por ejemplo cuando se duerma. Podría acabar perdiendo una posición correcta por falta de ajuste. Pero, además, el porteador va a ir mucho más incómodo con un peso flojo, despegado de su espalda. Llevar al bebé a la espalda sin que la mochila esté ajustada hace que su peso tire de nosotros hacia atrás.

Como muchas veces hemos remarcado en nuestro blog, las mochilas portabebés que permiten ajustar el largo de sus tirantes en la zona donde estos se unen con la parte superior de la mochila añaden un plus de comodidad, especialmente en el porteo a la espalda. Esto es así porque aunque hayamos ajustado bien la mochila, si no podemos ajustar la parte superior porque la mochila que estamos usando carece de ese ajuste inevitablemente nuestro bebé irá algo despegado de nosotros por la parte superior de su cuerpo. En porteadores de complexión pequeña este “hueco” se aprecia significativamente y en el porteo a la espalda puede llegar a generar bastante incomodidad. Por ese motivo, y siempre dependiendo de las circunstancias y gustos concretos de cada familia, recomendamos mochilas que sí tengan este ajuste como las mochilas Emeibaby, las mochilas Manduca,  las mochilas Tula o las mochilas Beco entre otras.

Si notas dolor o incomodidad, re-ajusta tu mochila. Las mochilas ergonómicas reparten el peso de manera homogénea desde los hombros hasta las caderas. Si notas tensión o sobrecarga en algún grupo muscular es muy posible que haya algún problema de ajuste. Prueba a subir o bajar el cinturón y revisa la tensión de los tirantes. Tan incómodo es llevar la mochila floja como llevarla muy apretada.

 

CÓMO COLOCAR A TU BEBÉ EN TU ESPALDA

Hay muchas maneras de colocar a tu bebé en tu espalda. No hay una forma que sea mejor que otra, depende de nuestro gusto personal y de la práctica que tengamos. Poco a poco iremos ganando confianza y cada vez lo haremos más rápido y con mayor sencillez, ¡en muy poco tiempo terminaréis haciéndolo con los ojos cerrados!. Nuestro bebé, además, pronto aprenderá qué es lo que estamos haciendo y en cuanto le cojamos colaborará en su colocación.

Las primeras veces es recomendable que nos situemos con una cama o un sofá detrás. También podemos contar con ayuda de otra persona si esto nos aporta más confianza. En pocas veces que hayamos colocado a nuestro bebé a la espalda le habremos cogido el truquillo y ya no necesitaremos ningún tipo de ayuda, incluso seréis capaces de poneros al bebé a la espalda sobre la marcha en medio de la calle.

Aquí os mostramos algunos vídeos de distintas marcas que muestran cómo colocar al bebé en la espalda:

Ergobaby sugiere que nos coloquemos al bebé a la cadera, pasemos primero el tirante que nos queda más alejado y a continuación situemos al bebé a la espalda.

 – Boba sugiere que nos coloquemos la mochila a la espalda con un tirante colocado y metiendo el brazo a través del panel cojamos la pierna de nuestro bebé para ayudarle a asentarse antes de colocarle definitivamente en nuestra espalda.

Manduca utiliza una forma a nuestro parecer más sencilla: simplemente colocar la mochila a la espalda, pasar al bebé y a continuación subir el panel y colocarnos los tirantes de la mochila. Os recomendamos inclinarnos hacia delante mientras hacemos este proceso para evitar que el bebé eventualmente pudiera caerse hacia atrás. Probablemente este método aporte menos seguridad a aquellos papás que estén empezando con el porteo a la espalda pero una vez que se adquiere práctica suele ser una de las formas más empleadas ya que es sencilla y rápida. Cómo comentábamos anteriormente, los bebés pronto aprenden lo que se espera de ellos y enseguida aprenden a sujetarse a nuestra espalda mientras nos colocamos la mochila.

 

CONSEJOS DE SEGURIDAD AL USAR TU MOCHILA PORTABEBÉS A LA ESPALDA

Además de los consejos que ya dimos al hablar de seguridad porteando vientre con vientre, estos te serán de especial utilidad para llevar a tu bebé a la espalda en una mochila portabebés ergonómica:

– Comprueba el estado de tu bebé de vez en cuando. Puedes ayudarte de la cámara de tu teléfono móvil o de un pequeño espejito, mirándoos en el reflejo de los escaparates si vais por la calle o de la persona que lleves al lado si estás acompañada. Además, cuando tu bebé empiece a hablar, podréis hablar a la misma altura y preguntarle si necesita algo.

No realices actividades peligrosas con tu bebé en su mochila.  Llevar al bebé a la espalda es comodísimo y nos deja totalmente libres los brazos pero no debemos olvidar que seguimos llevándole con nosotros y debemos cuidar de su bienestar. No debes correr ni saltar, no fumes y ten cuidado con las actividades que realices, incluso dentro de casa, como cocinar alimentos que salpiquen, coger objetos que se encuentran elevados o subirte en una escalera.

No conduzcas un coche o una moto con tu bebé en una mochila portabebés. Tampoco debes montar a caballo ni en bicicleta o patines ni realizar ninguna otra actividad que suponga un riesgo de caida o lesiones. Los niños deben ir siempre en sus sillas reglamentarias cuando son transportados en vehículos.

Al moverte, ten en cuenta que abultas más y que mucha gente puede no darse cuenta de que llevas a un bebé. A la hora de movernos por zonas estrechas debemos tener en cuenta que llevamos al bebé detrás y debemos calcular el espacio necesario para no darle un golpe.  Una precaución muy importante es tener en cuenta que con frecuencia la gente en la calle no será consciente de que llevamos un bebé a nuestra espalda por lo que pueden empujarle o darle un golpe involuntariamente. Si vas a pasar por una zona con mucha aglomeración puedes valorar pasar a tu bebé delante para poderle proteger, especialmente si eres un porteador de baja altura.

Ten en cuenta que tu bebé puede alcanzar objetos y hacerlos caer. Cocinar con tu bebé a la espalda es comodísimo pero ten en cuenta que mientras estés cocinando podrá estar al alcance de objetos potencialmente peligrosos. También ten en cuenta que en las tiendas puede alcanzar objetos y llevárselos consigo, ¡no sería la primera vez que algunos papás porteadores pitan en la puerta de un comercio!

– Si no te encuentras bien, pide a otra persona que lleve a tu bebé. A veces una enfermedad, la ingesta de determinados medicamentos o una lesión puede comprometer nuestro estado físico. Si te sientes cansado, agotado o enfermo, quizá sea preferible que le pidas a otra persona que lleve a tu bebé.

 

2 thoughts on “Consejos de seguridad para llevar a tu bebé en su mochila ergonómica a la espalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *