Análisis mochila portabebés Tula Toddler

La mochila Tula Toddler, de la prestigiosa marca Tula, es una mochila especialmente diseñada para llevar a nuestros bebés mayores, aquellos que en inglés podríamos denominar toddler, es decir, aquellos que están haciendo la transición de bebé a niño y se encuentran dando sus primeros pasos y pronunciando sus primeras palabras.

PRESENTACIÓN

La mochila Tula Toddler Carrier viene presentada en una sencilla caja de cartón decorada con el precioso logo de Tula, y protegida con un fino envoltorio transparente. Dentro de la caja se incluye un pequeño librito de instrucciones con fotografías paso a paso.

 Caja Tula Toddler

Tula Toddler interior de la caja

 

AJUSTE DE LA TULA TODDLER

Si tuviéramos que definir la mochila Tula Toddler con unos pocos adjetivos, uno de los primeros que emplearíamos sería sencilla. Realmente es una mochila muy fácil de ajustar, muy sencilla, y no por ello pierde un ápice de comodidad. Tan rápido y sencillo como colocarnos el cinturón, ajustarlo, colocar al bebé y a continuación ajustar las cintas laterales.

Al igual que otras mochilas, como la Beco Soleil por ejemplo, incluye un doble ajuste en sus tirantes, es decir, no solamente el tradicional ajuste bajo los brazos sino también en la parte alta de la mochila, a la altura de la clavícula.

Este ajuste es muy útil en personas de complexión pequeña, pues permite que esa parte superior del niño no quede holgada, algo que se nota especialmente cuando llevamos al bebé a la espalda. Además, facilita dar el pecho, pues en muchos casos bastará con aflojar esa cinta sin tener que soltar las laterales, sobre todo teniendo en cuenta que esta mochila es para usar con niños mayorcitos, que saben mamar ya con una gran habilidad sin necesidad de estar a la altura exacta del pecho. Otra ventaja adicional de este tipo de ajuste es que nos permite regularlo si queremos dar holgura al niño para que saque con facilidad los brazos y después re-ajustarlo si se ha dormido, para sostenerlo adecuadamente.

Los tirantes de la mochila Tula Toddler están muy bien acolchados y resultan muy cómodos incluso llevando niños de un peso elevado, como es propio de una mochila toddler. Además, su forma curvada hace que se adapten bien a los papás, incluso en una zona habitualmente delicada como es debajo de la axila, un punto importante cuando porteamos niños ya de un peso elevado.

Tula Toddler acolchado tirantes
Detalle del grueso acolchado y curvatura de los tirantes de la Tula Toddler

Al estar cosidos enteramente a la mochila, ésta no se puede poner a la cadera ni se pueden cruzar, de modo que se puede usar únicamente delante o a la espalda (tratándose de una mochila pensada para bebés grandecitos normalmente portearemos a la espalda por comodidad y también por seguridad, pues llevar delante un niño grande nos taparía buena parte de la visión y podría entorpecernos).

 

EDAD DE USO RECOMENDADA PARA LA MOCHILA TULA TODDLER

El corte grande de la mochila, con sus 44 cm de ancho (hasta 48 cm teniendo en cuenta el pre-formado) y 45 cm de alto, permite que los bebés más mayorcitos (o ya niños pequeños) puedan ir cómodamente en ella, con sus muslos correctamente recogidos de corva a corva y manteniendo su espalda en una posición saludable.

A continuación os mostramos una imagen en la que porteamos a un niño de 3 años y 10 meses.

Tula Toddler posición de ranita

La Tula Toddler es una mochila idónea desde unos 82-85 cm de altura y unos 11 kilos de peso. La edad a la que los niños alcancen este mínimo es muy variable, aunque, entendiendo que os resulta útil que os demos una indicación aproximada, podríamos establecer cómo edad mínima para usar la mochila los 18-30 meses, en función del desarrollo de cada bebé.

En cuanto al límite máximo de uso, hay que tener en cuenta que aunque la mochila tiene un soporte de 22 kilosen algún momento todos los niños terminarán por viajar con buena parte de su muslo fuera del ancho de la mochila aunque no hayan superado el peso máximo homologado.

En la siguiente imagen lo vamos a entender mejor. Os mostramos cómo le queda la Tula Toddler al mismo niño que veíamos en la imagen de arriba, unos años más tarde: con 5 años y 9 meses. En el momento de esta fotografía, pesaba 18 kilos y medía en torno a 1.10 m. Se puede observar claramente que aunque le sigue dando un buen soporte de espalda, buena parte de sus muslos quedan fuera del ancho de la mochila. Hoy por hoy, la única mochila que recogería bien los muslos a un niño de gran altura sería la Emeibaby Toddler Plus, aunque con la limitación de su soporte de peso máximo en 18 kilos.

Tula Toddler_110cm_18kg_detalle

Indudablemente, con una mochila como la Tula Toddler el periodo de tiempo en que mantendrán una posición cómoda y sana será muy amplio. Pero no ilimitado.

Podemos comparar, por ejemplo, como va el mismo niño de casi 4 años en la Tula Toddler y en la Manduca, una mochila de tamaño estándar. En la fotografía inferior, tomada el mismo día en distintos momentos, se puede apreciar como mientras que en la Tula Toddler el niño lleva completamente recogidos sus muslos por la mochila, que además le ofrece un soporte excelente en la espalda, viaja con gran parte del muslo fuera cuando es transportado en la mochila Manduca.

Comparativa Manduca vs Tula Toddler

Es indudable que el niño va más cómodo en una mochila de mayor tamaño (y así lo expresa cada vez que la usamos) y para el que le lleva también resulta una mochila comodísima. Llevar a un niño correctamente sujeto por la mochila es mucho más cómodo que llevarlo con buena parte de muslos y espalda sin soporte.

Su cinturón, con 12 centímetros de ancho, resulta muy adaptable y cómodo, con una gran superficie acolchada.

 

USO DE LA TULA TODDLER

Tula destaca por la excelencia de sus acabados y sus modelos originales y cuidados. Además, es una marca que se esfuerza por ofrecer modelos nuevos con bastante frecuencia, por lo que es habitual que algunos estén a la venta sólo durante un tiempo limitado y posteriormente dejen paso a otros, aún si cabe más bonitos que los anteriores.

Tula Toddler Happy Elephants
Tula Toddler Happy Elephants
Tula Toddler Love Birds
Tula Toddler Love Birds

Nada más sacar la mochila de la caja destaca por lo poco que pesa, algo que sorprende cuando hablamos de una mochila con unas medidas realmente grandes (48 cm de ancho y 45 cm de alto). No tiene nada que envidiar en peso, flexibilidad y facilidad de plegado a ninguna de las mochilas de tamaño estándar que hemos analizado hasta el momento.

Además de ligera, la mochila, confeccionada en 100% algodón, resulta muy suave y su panel es fino, algo que contribuye obviamente a que pese poco y hace de ella una mochila ideal para los climas más calurosos. 

Tula Toddler acolchado de los muslos

La zona donde apoyan los muslos del niño está acolchada, de manera que resulta muy cómoda para el niño.

En su cinturón incorpora un bolsillo con fuelle, en el que se puede guardar sin problemas un smartphone y algunas tarjetas, por ejemplo. En muchos casos nos permitirá salir de casa sin tener que llevar ningún bolso a parte.

En los nuevos modelos de mochilas Tula, la capucha que la acompaña va a juego con el tono predominante de la mochila, corrigiendo así un defecto que tenían los modelos anteriores, cuya capucha siempre era negra.

Cuando no está en uso, la capucha se puede quitar y volver a poner cuando la necesitemos, simplemente con unos automáticos que lleva en su parte superior.

Tula Toddler capucha desmontable

Para sujetar la capucha, en lugar de clicks automáticos como en otras mochilas, en la Tula Toddler se sujeta con un elástico a un ganchito especialmente colocado en los tirantes.

Tula Toddler enganche capucha
Tula Toddler enganche capucha

La capucha, como es lógico, tiene un tamaño bastante mayor que otras capuchas de mochilas de tamaño estándar. En la fotografía de abajo hemos comparado a la izquierda la capucha de la Tula Toddler con la capucha de la Boba Carrier 3G. Como se puede apreciar en la fotografía, se puede regular su tamaño para adaptarse mejor al niño.

Tula Toddler comparativa capuchas
Capucha de la Tula Toddler a la izquierda y de la Boba Carrier 3G a la derecha

Algo que nos ha llamado la atención es que la capucha de la Tula Toddler también resulta especialmente suave, ligera y flexible, incluso amorosa, un punto muy a su favor.

Como decíamos anteriormente, la mochila Tula Toddler pesa poco y se pliega bien, algo que puede apreciarse en la fotografía inferior. Evidentemente se nota que es una mochila más ancha que las de tamaño estándar, pero no resulta en absoluto voluminosa y es fácil transportarla. Es algo a tener muy en cuenta puesto que los toddler son niños que ya caminan y en muchos casos llevaremos la mochila en algún otro sitio mientras ellos quieran ir a pie, por lo que se agradece que la mochila resulte fácil de llevar mientras no está en uso.

Tula Toddler plegada

En esta fotografía puede apreciarse también que la zona donde se sitúa el broche del cinturón está acolchada. Es un detalle interesante puesto que en la mayoría de los casos a un niño grande le vamos a llevar a la espalda, de modo que el broche de cierre quedaría sobre nuestro estómago. De esta manera se evita que se nos clave y se gana en comodidad.

El cinturón, con 12 cm de ancho y un acolchado firme y grueso, resulta muy cómodo y agradable, incluso cuando porteamos durante largo rato a un niño ya mayorcito. Gracias a su gran superficie acolchada (unos 75 cm si contamos la zona menos acolchada de los extremos, que además podría superponerse en caso de porteadores muy delgados), cubre por completo la cintura de un porteador de talla pequeña y una buena parte de los porteadores de complexión normal o gruesa.

La mochila puede adaptarse a cinturas desde unos 68 cm hasta unos 142 cm, es decir, que cubre un gran rango, adaptándose a todo tipo de papás, desde los más delgados y menudos hasta los más altos o corpulentos.

 

DESTACA POR

– Su gran tamaño, ideal para llevar niños mayorcitos con total comodidad, recogiéndoles correctamente los muslos de corva a corva durante mucho tiempo y permitiéndoles adoptar la posición de ranita.

– La suavidad de su tejido.

– La amplia gama de estampados disponibles.

– A pesar de ser una mochila de gran tamaño, pesa muy poco y se pliega muy bien.

– Muy práctico el bolsillo de tipo fuelle que lleva en su cinturón, que nos permitirá llevar el móvil y unas tarjetas, por ejemplo.

– Estupenda comodidad tanto para el niño como para los papás gracias a su cinturón firme y ancho y a sus tirantes especialmente acolchados.

– En los modelos oscuros, las pelusas no se pegan en exceso. Las manchas se limpian bien con una toallita húmeda aunque se puede lavar en la lavadora en un ciclo corto de agua fría y queda estupenda.

 

PODRÍA MEJORAR

Sería de agradecer que pusieran a la venta una funda a juego, puesto que además este tipo de mochilas para niños mayores muchas veces las tenemos que llevar en la mano mientras nuestros toddler caminan. Sería muy práctico y además serviría para protegerla de la suciedad. Por lo demás, es una mochila fantástica a la que es difícil sacarle algún defecto.

 

¿TE GUSTA LA MOCHILA TULA TODDLER?

Comprar Tula Toddler

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *