Análisis de la mochila portabebés Emeibaby

La mochila portabebés ergonómica Emeibaby ha supuesto una auténtica revolución en el mercado: estamos ante la primera mochila que realmente se adapta al niño durante toda la etapa que dura el porteo, creciendo con él desde su nacimiento y hasta unos 15 kilos (en la práctica admite más peso), es decir, unos 3 ó 4 años sino más.

La idea es excepcional: las Emeibaby combinan una mochila con un fular tejido. Así, en un mismo portabebés tenemos las ventajas del fular tejido (adaptabilidad, confort, soporte) con la indudable comodidad y facilidad de uso de una mochila y todo ello garantizando que el niño, tenga el tamaño que tenga, va a conservar la postura fisiológica de ranita (sentado sobre su culete con las rodillas ligeramente más elevadas que éste) y se va a respetar la curvatura natural de su espalda (pues su panel de fular se amolda a ella punto por punto).

Sí, es cierto que existen otras mochilas confeccionadas con fular que pueden adaptarse al tamaño del bebé, por ejemplo mediante cordones, regulando incluso alto y ancho, por ejemplo en las mochilas Fidella Fusion. Pero ninguna de estas mochilas se adapta al bebé prácticamente punto por punto, casi como si estuviéramos usando un fular tejido y con la Emeibaby siempre vamos a poder recoger los muslos al niño de corva a corva mientras que con las mochilas confeccionadas con fular que se pueden estrechar mediante cordones, siempre estaremos limitados por un ancho máximo, que tarde o temprano se nos quedará corto.

A simple vista, la mochila Emeibaby puede parecer algo más difícil de usar que una mochila preformada clásica pero no lo es. En este análisis vamos a explicar cómo sacarle todo el partido posible.

 

PRESENTACIÓN

La mochila Emeibaby viene presentada en una cajita de cartón tipo maletín, en el que se incluye también el libro de instrucciones. La presentación puede parecer discreta pero la mochila casi con total seguridad nos va a hacer exclamar un ¡oh! de admiración cuando la saquemos, especialmente a los amantes de los fulares.

Nada más cogerla observamos:

– Que es una mochila increíblemente suave. Tanto el tejido del fular como los tirantes y el cinturón son de una gran suavidad, mucho más que cualquier otra mochila que hayamos tocado hasta el momento (y eso que todas las mochilas tienen un tacto muy agradable).

– Que es una mochila ligera.

– Que el acolchado de los hombros y cinturón es muy agradable: ligero y flexible.

En la actualidad, Emeibaby ofrece dos tipos de diseños:

  • Las mochilas Emeibaby con tirantes y cinturón en color negro.
  • Las mochilas Emeibaby en las que toda la mochila está confeccionada con el mismo fular, incluyendo tirantes y cinturón. 

 

En ambos casos estamos ante tejidos 100% algodón, en los que lo único que cambia es el diseño, aunque sí que es cierto que las Emeibaby enteramente de fular son un poquito más delicadas.

Durante algunos veranos estuvo disponible una edición limitada, la Summer Edition, que combinaba los modelos habituales de la marca con los tirantes y el cinturón en color crudo.

Algunos de los modelos clásicos de Emeibaby, aquellos que resisten a los continuos lanzamientos de diseños nuevos (y descatalogación de otros), son los modelos:

Emeibaby Atardecer

Mochila Emeibaby modelo Atardecer

Emeibaby Arcoiris

Mochila Emeibaby modelo Arcoiris

Emeibaby Antigua

Mochila Emeibaby modelo Antigua

 

Emeibaby New Gray o Emeibaby Gris con Negro

 

Emeibaby modelo New Gray
Emeibaby modelo New Gray

 

El modelo que nosotros hemos elegido es el modelo Antigua, tenemos una tendencia muy marcada hacia los tonos fríos y reconozco que me encanta la combinación de colores del fular.

Mochila Emeibaby desplegada

Los tirantes y el cinturón están confeccionados en 100% algodón orgánico, extra suave, y el panel es de fular girasol, fino, amoroso y muy adaptable.

 

AJUSTE DE LA MOCHILA EMEIBABY

La mochila Emeibaby se ajusta de una manera un poco distinta al resto de las mochilas preformadas habituales.

En realidad, más que ajustarse de una manera distinta podríamos decir que se ajusta como todas, es decir, regulando las cintas del cinturón y hombros, pero a continuación tendremos que ajustar el panel de la mochila, tensando la tela del fular, que se desliza por las anillas de los lados.

Mochila Emeibaby modelo Antigua

Es un ajuste en dos pasos, por así decirlo, pero no debe asustarnos porque este ajuste lo haremos una sola vez y quedará fijado a la medida oportuna para todas las demás veces que nos la pongamos.

 

El primer paso del ajuste es el habitual de cualquier mochila:

– Nos colocamos el cinturón, abrochamos y ajustamos.

– Colocamos al niño en la mochila, subimos el panel y nos ponemos los tirantes.

– Abrochamos la tira trasera que une los dos tirantes.

– Tensamos las cintas de los hombros. La Emeibaby tiene dos ajustes en cada hombro, uno debajo de la axila y otro en la zona de la clavícula.

Es importante que en este primer paso ajustemos muy bien la mochila. Si no tensamos bien, después no seremos capaces de ajustar correctamente el panel.

 

El segundo paso es ajustar el panel, como si se tratara de una bandolera:

– Levantamos un poco al niño sujetándole desde las rodillas, asegurándonos que está bien sentado, al fondo de la mochila y que el panel va convenientemente de corva a corva.

– Ajustamos de la parte inferior, tirando de la tela primero por un lado y luego por el otro.

– Ajustamos de la parte superior, comprobando que la espalda del bebé está ligeramente curvada, de manera natural.

– Si es necesario, ajustamos la parte central.

 

Y ya está. Esta configuración queda fijada para todas las veces que usemos la mochila. Sólo deberemos reajustar si la usamos con otro niño o conforme el nuestro vaya creciendo.

Os recomendamos que veáis este vídeo de Emeibaby (en inglés) donde podréis repasar este ajuste que os acabamos de explicar y que no os perdáis la entrada en la que os mostramos cómo sacarle partido a esta mochila a través de sus vídeos.

Hay una pequeña variación en este punto, en función de si nuestro bebé es menor o mayor de cinco meses. Al ponernos la mochila observaremos que su panel tiene una tela de pequeña altura en la base de la mochila. Esa pieza de tela debe dejarse tal cual si el bebé es un recién nacido. Si el bebé es mayor de unos cinco meses, deberemos ponerla entre nuestro cuerpo y el cinturón y la subiremos una vez que esté sentado, antes de ajustar el panel. Al tensar, la tela se eleva hasta las rodillas automáticamente, haciendo una especie de bolsita, que ayuda al niño a conservar la postura correcta (rodillas ligeramente más altas que el culo).

Si el bebé es recién nacido, colocaremos el cinturón más cerca del pecho que de la cintura. De esa forma se puede regular mejor el panel. También se puede estrechar la base del panel, con una banda colocada en la zona más cercana al cinturón. Esto permite que sea una mochila portabebés fantástica para usar desde el nacimiento, incluso con los bebés más pequeños, como se puede apreciar en la fotografía.

Mochila Emeibaby con bebé recién nacido

La tela sobrante podemos recogerla bien en la parte inferior, junto al cinturón, o bien en la parte superior, sujeta con unas tiras dispuestas para ello. Si la recogemos arriba, quedará casi tapada con la capucha, si hemos decidido llevarla por fuera.

 

USO DE LA MOCHILA EMEIBABY

La mochila Emeibaby es comodísima. Aunque no se puede comparar con el confort y amorosidad que nos proporcionaría envolvernos en un fular, la sensación que proporciona la Emeibaby es distinta a la de otras mochilas portabebés cuyo panel está preformado. El soporte, la adaptabilidad, la suavidad con la que el panel de la Emeibaby se ajusta el niño es fantástico.

Además, es una mochila ligera, con un acolchado en los hombros agradable y flexible, nada rígido, mucho más agradables que otros tirantes más firmes que otras mochilas que hemos probado.

Nos encanta el ajuste que proporciona el cinturón. En primer lugar, su forma ligeramente cónica hace que se acople perfectamente, sin moverse y sin comprimir. El acolchado, idéntico al de los tirantes, es verdaderamente cómodo y suave. Además, el acolchado cubre más que en otras mochilas, por lo que yo que tengo una talla pequeña llevo casi toda la cintura envuelta por el acolchado.

Mochila Emeibaby modelo Antigua vista de espalda

Nos gusta también la cinta de la espalda que une los dos tirantes. Resulta muy cómoda y me permite llevarla lo suficientemente baja como para que no me moleste, sin moverse o desajustarse.

La mochila portabebés Emeibaby aporta una gran comodidad en la zona superior de la espalda gracias a su excelente ajuste.

Mochila Emeibaby, disfruta de tu bebé cerca de ti

Sin lugar a dudas es una de nuestras mochilas favoritas por ligera, adaptable y confortable.

Reúne dos puntos a su favor muy importantes:

– El primero, que realmente es la única mochila que garantiza que siempre se va a adaptar al niño y va a crecer con él, desde el mismo momento del nacimiento (sin necesidad de reductor alguno) y hasta que pese 15 kilos o más (lo que significa fácilmente 3-4 años).

Lo hemos comprobado con nuestro hijo mayor: 3 años y medio, unos 13.500 kg. El panel le recoje perfectamente de corva a corva, ayudándole a mantener la posición de ranita como ninguna otra mochila lo consigue.

Emeibaby con niño grande

– Es una mochila tan cómoda y amorosa que es recomendable incluso para quienes no necesiten disfrutar de esa ventaja añadida que aporta tener un único portabebé que nos sirva desde el primer hasta el último momento de porteo.

 

ACCESORIOS

Incorpora una capucha, que no se puede quitar. No obstante, se puede recoger en un bolsillo que está situado en la parte superior y si se dobla bin no supone molestia para el niño ni queda mal estéticamente.

El único bolsillo que la acompaña está en la parte superior. Tiene un buen tamaño pero carece de cremallera y, además, por la zona en la que está situado (tras la cabeza del niño), llenarlo podría resultar incómodo para el bebé.

Pueden adquirirse, a parte, unos protectores para los tirantes, fantásticos para la época de la dentición y evitar así que se ensucie la mochila en esa zona, pudiendo lavarlos por separado sin tener que lavar toda la mochila.

 

DESTACA POR

– Su comodidad y ligereza.

– Sus tejidos son increíblemente suaves y amorosos, tanto los tirantes y cinturón como su panel de fular.

– El acolchado de sus tirantes y cinturón es fantástico: esponjoso y flexible.

– Su cinturón tiene una gran superficie acolchada, lo que la hace más cómoda.

– Las cintas tanto de los hombros como del cinturón son más largas que en otras mochilas analizadas, lo que permite que pueda adaptarse a complexiones más fuertes o gruesas. Al mismo tiempo, se adapta a porteadores muy pequeños. Probándola con una mujer de talla 36, aún sobraba un trozo considerable que hubiera permitido ajustar las cintas unos centímetros más tanto en la cintura como en los hombros.

– Por la adaptabilidad de su panel al niño, proporcionando un soporte punto por punto como si se tratara de una bandolera de tejido de fular.

– Es la única mochila del mercado que puede garantizar su uso desde el nacimiento y hasta más allá de los 15 kilos, adaptándose siempre de manera saludable y cómoda.

 

PODRÍA MEJORAR

– El bolsillo podría tener, al menos, una cremallera y quizá sería útil que incorporara algún otro en el cinturón, por ejemplo.

– Sería útil que la capucha pudiera quitarse, pues muchos papás la usamos muy poco.

12 thoughts on “Análisis de la mochila portabebés Emeibaby

    1. Hola Laura,

      Las mochilas ergonómicas como la Emeibaby no permiten llevar al niño mirando hacia fuera ya que es una posición incómoda y perjudicial.

      La Emeibaby la puedes usar vientre con vientre o con el bebé a la espalda.

  1. Yo de nuevo!
    No se si me podes ayudar, pero necesito las dimensiones de la caja en al que viene el porta bebes. Para poder calcular un envío por correo.
    Muuchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *