Análisis de la mei-chila de Storchenwiege

La conocida como mei-chila es la mochila portabebés de la prestigiosa marca Storchenwiege.

Se trata de una mochila híbrida de mei-tai (del que toma también parte del nombre), mochila ergonómica y confeccionada con los fulares 100% algodón de la propia marca. Podríamos considerarla una mochila evolutiva ya que su panel puede ajustarse tanto en ancho como en alto, garantizando que el bebé siempre adopta una posición saludable con las piernas abiertas y flexionadas y respetando la curvatura natural de su espalda, desde los 3.5 kg hasta los 15 kg.

 

MEDIDAS DE LA MEI-CHILA

Una de las características que mejor definen a la mei-chila es la posibilidad de ampliar o reducir el panel tanto en ancho como en alto.

En su extensión máxima, la mei-chila alcanzaría unos 37 cm de ancho y unos 36 cm de alto.

Mei-chila deStorchenwiege, detalle del ancho máximo del panel

Como se puede apreciar en la fotografía inferior, el ancho de la mochila puede reducirse muy considerablemente, permitiendo así llevar a bebés muy pequeñitos, desde unos 3.5 kg, tal y como veremos más adelante. El ancho mínimo que podríamos conseguir estaría en torno a unos 19 cm (considerando el pre-formado que obtenemos al fruncirla tanto) y el alto mínimo en torno a unos 22 cm.

Mei-chila deStorchenwiege, detalle del ancho mínimo del panel

 

AJUSTE DEL PANEL

Lo acabamos de mostrar en el apartado anterior: el panel de la mei-chila se ajusta mediante unos cordones tanto en alto como en ancho.

En la siguiente imagen os mostramos exactamente dónde se encuentran estos ajustes.

Mei-chila Storchenwiege detalle del ajuste del panel

AJUSTE DE LA MEI-CHILA

Como indicábamos al comienzo de esta reseña, estamos ante un portabebés híbrido de mei-tai y mochila ergonómica.

La mei-chila ofrece un cinturón ligeramente acolchado y que cierra con un broche de seguridad de tres puntos.

Mei-chila de Storchenwiege detalle del cinturón y broche

El cinturón que se ajusta al porteador comparte la misma cinta que reduce el ancho del panel. Por eso, primero ajustaremos el panel al tamaño que necesite nuestro bebé y después ajustaremos el cinturón conforme a nuestras necesidades, teniendo presente siempre que debemos poder dar un besito al bebé en la cabeza sin tener que esforzarnos (pero tampoco tan alto que choque con nuestra barbilla). Por ese motivo, cuando el bebé es pequeño colocaremos el cinturón más alto y, conforme vaya siendo más grande, llevaremos el cinturón más bajo.

Los tirantes de la mei-chila son tipo mei-tai, es decir, unos tirantes largos, planos, que deben cruzarse en la espalda y posteriormente anudarse.

Mei-chila Storchenwiege detalle de los tirantes

Como se aprecia en la fotografía superior, los tirantes tienen acolchado a lo largo de los primeros 62 cm, continuando como una doble tela hasta un largo total de 178 cm. El ancho de los tirantes es de 9.5 cm y el acolchado tiene algo menos de 1 cm de grosor.

Cuando porteamos con nuestro bebé delante, los tirantes los llevaremos cruzados en la espalda. Como se puede observar, en un porteador pequeño, de una talla 34-36 de ropa, el acolchado de los tirantes cubre completamente su espalda, resultando muy cómodo y adaptándose muy bien.

Mei-chila Storchenwiege detalle de los tirantes cruzados en la espalda

En las instrucciones de la mei-chila de Storchenwiege se recomienda anudar los tirantes delante, bajo el culete del bebé, con dos nudos. El problema de este anudado es que en porteadores de complexión pequeña el trozo sobrante de tejido es muy considerable, lo que resulta molesto. En las fotografías siguientes, en las que os mostramos la mochila con diferentes bebés, comprobaréis cómo hemos solucionado ese problema haciendo un único nudo delante, llevando el sobrante de los tirantes a la espalda y haciendo ahí detrás un doble nudo.

El borde donde el bebé apoya los muslos está ligeramente acolchado.

Mei-chila Storchenwiege detalle acolchado muslos

 

EDAD DE USO RECOMENDADA

La mei-chila de Storchenwiege está indicada para bebés desde 3.5 kg hasta un máximo de 15 kg, es decir, para niños desde el nacimiento (o prácticamente desde el nacimiento) y hasta unos 2-3 años. Vamos a comprobar si efectivamente es así.

En la siguiente imagen vemos la mei-chila con un bebé muy pequeñito. Tal y como mostramos anteriormente en esta reseña, la mochila de Storchenwiege tiene una gran capacidad de reducir su ancho y su alto, algo que queda patente cuando la probamos con un bebé recién nacido: la mei-chila se adapta muy bien.

Mei-chila Storchenwiege con bebé pequeño

A continuación ampliamos tanto el ancho como el alto varios centímetros para probarla con un bebé mayor de 6 meses. El resultado sigue siendo excelente y la mochila sigue resultando muy cómoda tanto para el bebé como para el porteador.

Mei-chila Storchenwiege con bebé de más de 6 meses

Por último, la probamos con un bebé grande, en este caso, con un niño que pesa 14 kilos y mide unos 95 cm, es decir, con un bebé que estaría aún dentro del soporte permitido por la mei-chila.

Mei-chila Storchenwiege con niño 14 kilos

Como se puede apreciar en la imagen, el panel de la mei-chila es insuficiente para su envergadura. Las rodillas ya no están elevadas por encima del culete y el soporte de los muslos no es el adecuado por lo que el niño va incómodo, se mueve en exceso, y desequilibra al porteador. El soporte de su espalda es también insuficiente, quizá no de forma tan considerable como el de los muslos, pero igualmente resulta escaso.

Se nota también de forma considerable su peso ya que, aunque los tirantes cruzados en la espalda lo reparten de forma homogénea, están muy poquito acolchados. Para un niño de esta altura y peso sería aconsejable, como es lógico, una mochila toddler, es decir, mucho más grande y alta y con un mayor acolchado para el porteador.

¿Se podría portear a niños de 14-15 kilos? Recordemos que no es lo mismo un bebé que pesa 14 kilos con, pongamos, 80 cm de altura, que otro que pesa lo mismo pero mide 15 o 20 cm más. En cualquier caso: sí se podría portear a un niño en la mei-chila hasta el límite máximo homologado, pero se va a notar más que en otras mochilas ya que la mei-chila ofrece menos acolchado en tirantes y cinturón y si el bebé tiene una altura considerable nos va a desequilibrar en exceso por falta de soporte. Para un porteo ocasional nos va a seguir resultando práctica hasta el final del porteo, pero si vamos a portear a diario y/o de forma intensiva, sería mejor valorar una mochila toddler.

 

CAPUCHA

La mei-chila de Storchenwiege tiene una capucha amplia, que puede ajustarse considerablemente en el largo y también “fruncir” su ancho, para poder ajustarse a las cabecitas de los más pequeños.

Mei-chila Storchenwiege detalle capucha

En la siguiente imagen vemos la capucha con un bebé recién nacido.

Mei-chila Storchenwiege, detalle de la capucha con bebé pequeño

La capucha puede llevarse tal como se muestra en la imagen o abrochada en un solo punto, diagonalmente, para dar un soporte adicional si lo necesitamos sin cubrirle la cabeza por completo.

 

OTROS DETALLES

La mei-chila de Storchenwiege incluye una bolsita para guardarla cuando no está en uso, que nos permite también transportarla cómodamente.

Mei-chila Storchenwiege detalle bolsa para guardar

Incluye, también, un accesorio para unir los tirantes en el pecho cuando porteamos a la espalda.

Mei-chila Storchenwiege detalle accesorio tirantes

 

LO MEJOR DE LA MEI-CHILA ES…

– Su estupenda adaptabilidad al bebé, permitiendo llevar a bebés de un gran rango de edades y envergaduras de forma saludable y cómoda.

– La posibilidad de llevar a un recién nacido de manera óptima y sin reductores.

– Su versatilidad para el porteador, que permite llevar al bebé delante, a la espalda y a la cadera.

– Su tejido suave y ligero.

 

PODRÍA MEJORAR…

– Quizá se podría dar unos centímetros más de ancho y alto a la mochila para permitir llevar mejor a los niños que se acercan al máximo de peso homologado.

– Los tirantes tipo mei-tai tienen ventajas evidentes como hemos visto en la reseña pero también presentan el inconveniente de tener que cruzarlos y anudarlos, manejando casi 2 metros de tejido que probablemente nos arrastre por el suelo al colocar la mochila, lo que quizá la haga no tan práctica como otras cuando entramos en la etapa del sube-y-baja o si la vamos a poner y quitar en la calle.

Lo cierto es que pocos defectos pueden atribuírsele a la mei-chila. Es una mochila ergonómica completa, muy versátil, con un buen tejido, nada calurosa, estupenda desde el nacimiento y que proporciona muchas horas de uso y comodidad durante al menos los 2 primeros años de porteo y además con un precio muy ajustado.

 

¿Os gusta la mei-chila de Storchenwiege?

¡A nosotros nos encanta!

2 thoughts on “Análisis de la mei-chila de Storchenwiege

  1. Hola, quisiera que me recomienden la mejor mochila ergonómica que conozcan en la actualidad. He visto online la de storchenwiege, la buzzidil, la emeibaby… Tenemos gemelas que no quieren saber nada de carrito! Somos de Argentina pero me las estaría comprando mi hermano que vive en Santander, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *