6 consejos para usar tu mochila portabebés en verano

Llega el verano y con él las altas temperaturas. Es una época en la que nos apetece salir, hacer actividades al aire libre  ¡Nos sentimos más libres! También porque llevamos menos ropa y la luz invita a pasear y disfrutar del buen tiempo.

Sin embargo, algunas veces el verano y su excesivo calor nos puede hacer pensar que quizá debamos dejar el porteo para otro momento. Lo cierto es que con unos simples consejos podemos seguir disfrutando de esta experiencia tan práctica y llena de ventajas con total comodidad.

En este artículos hemos recopilado 6 consejos para usar tu mochila portabebés en verano que esperamos que os resulten de utilidad:

 

1.- Si vives en una zona muy calurosa, opta por una mochila portabebés con un tejido ligero, natural y transpirable. Por ejemplo, si tienes un recién nacido te encantará llevarlo en una Marsupi Plus Breeze, una mochila finísima con un 60% de lino que no os dará nada de calor. O si ya tienes un bebé más grandote, una estupenda opción puede ser una Ergobaby Ventus, una mochila suave y muy transpirable con la que sudaréis lo menos posible.

Las fibras naturales son siempre más transpirables y agradables en verano que las sintéticas.

Algunas mochilas portabebés se promocionan como frescas o ligeras pero sus tejidos son sintéticos y por ello no transpiran igual de bien, provocando más sudoración en las personas más propensas. Esto puede ocurrir por ejemplo con una mochila como la Boba Air, con un tejido finísimo pero 100% nylon, es decir, un tejido tipo impermeable que a algunas personas les hace sudar profusamente produciendo un efecto que está lejos de resultar fresco.

 

2.- Usad prendas ligeras, de tejidos naturales y de colores claros. Porteando os vais a dar calor, sobre todo vientre con vientre, pero si escogéis ropa cómoda y fresca sudaréis mucho menos. Evita abrigar en exceso a tu bebé, ¡tiene el mismo calor que tu!

 

3.- Una zona por la que se suele sudar mucho es cuando el bebé se queda dormidito y apoya su frente o su mejilla en nuestro pecho desnudo. Para evitar este sudor excesivo siempre es preferible que el bebé apoye su cabecita en algún tejido y no directamente piel con piel, por ejemplo si nos cubre nuestra camiseta el escote o podemos colocarnos una gasita de algún tejido liviano, como el bambú, que además de transpirable es antialérgico y antibacteriano (vigilando siempre que este tejido no cubra sus vías respiratorias, claro).

 

4.- Imprescindible un gorrito para proteger la cabeza del bebé y protección solar, ¡también para los papás porteadores! Algunos portabebés incluyen un factor de protección solar en sus tejidos, por ejemplo las mochilas Ergobaby, pero en cualquier caso los brazos y piernas quedan fuera de la mochila y son susceptibles de quemarse así que debemos cuidar a nuestros hijos aplicándoles crema solar de un factor de protección alto.

 

5.- Evitar las horas de más calor y buscar siempre la sombra.

 

6.- Abundante hidratación. Si nuestro bebé es pequeñito y toma pecho, darle lactancia a demanda es fundamental. Con tu mochila ergonómica te será muy fácil dárselo, sin necesidad de sacarle. Si ya toma agua, ofrecerle líquido de vez en cuando es algo fundamental.

 

Con estos simples consejos podréis usar vuestra mochila portabebés todo el verano y disfrutar de llevar a vuestros hijos cerca de vosotros ¡y con las manos libres!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *