10 consejos para portear a tu bebé a la espalda

¿Vas a empezar a portear a tu bebé a la espalda? ¡Perfecto! Es una posición muy cómoda para el porteador ya que le permite tener completa movilidad de sus brazos y ningún obstáculo en su visión, además de repartir el peso de forma excelente. Para los niños, suele ser, además, una posición muy divertida, que les permite ver en el mismo sentido en el que tu te mueves, ya sea por los lados o bien por encima de tu hombro.

Te damos 10 consejos para portear a tu bebé a la espalda usando tu mochila ergonómica y que sea un éxito:

1.- ELIGE LA MOCHILA ADECUADA

Como os comentamos siempre, es fundamental que elijáis una mochila que se adapte bien al momento evolutivo de vuestro bebé, proporcionándole todo el soporte que necesita. Si vamos a portear a la espalda, que la mochila se adapte bien a su fisionomía es aún más importante. Deberemos evitar usar mochilas con reductor cuando porteemos a la espalda, por la dificultad (casi imposibilidad) de controlar bien la posición, optando siempre por la mochila más adaptable posible.

Mochila Caboo DXgo

Te recomendamos que no adelantes tiempos. Si tu bebé aún es pequeño para llevarle a la espalda con la mochila que tienes, mejor esperar un poquito. Recuerda, ¡el porteo debe ser siempre porteo seguro!

 

2.- PRACTICA DELANTE DE UNA CAMA O SOFÁ

Al igual que os recomendábamos para estrenar con éxito vuestra mochila, si vais a empezar a portear a la espalda os recomendamos que empecéis practicando antes de pasar a la acción con vuestro bebé. Si os da miedo hacerlo directamente con el bebé, no es ninguna tontería usar para ello un muñeco o peluche. De este modo podréis practicar el movimiento que vais a hacer para pasarlo a vuestra espalda y cerrar la mochila.

Además, es muy recomendable que las primeras veces que os paséis al bebé a la espalda lo hagáis con una cama o sofá detrás. De este modo, si el niño se escurriera (cosa poco probable, pero que puede suceder), el niño siempre caería en blandito. Además, si practicáis con una cama o sofá es muy posible que el bebé en muy poco tiempo lo asocie con el porteo a la espalda y colabore activamente, por ejemplo trepando por nuestra espalda, para facilitarnos la tarea.

 

3.- SI TIENES DUDAS, BUSCA APOYO

No tiene nada de malo pedir ayuda. Si sientes inseguridad, pide a otro adulto que esté contigo mientras te pasas al bebé a la espalda.

El objetivo es que seas capaz de hacerlo sin ayuda. Y os aseguramos que lo conseguirás. En menos tiempo del que te imaginas serás capaz de ponerte al bebé a la espalda en marcha en la calle casi sin pensarlo. Pero mientras llega ese día, es normal que pidas a otra persona que esté contigo en ese proceso.

 

4.- INCLÍNATE

Aunque hay muchas formas de colocarse la mochila a la espalda, inclinarse mientras pasamos al bebé siempre es una buena idea ya que facilita el movimiento e impide que el bebé pueda deslizarse. Una vez que nos hemos subido el panel y pasado los tirantes, dado que el bebé está sujeto, podemos incorporarnos rápidamente para evitar que el bebé luche por incorporarse y nos incomode al cerrar la mochila.

 

5.- CONTROLA SU SEGURIDAD

Una forma muy sencilla de vigilar que todo va bien es utilizar la cámara frontal de tu teléfono móvil. Así comprobarás que el niño está contento y respira adecuadamente.

Tula Baby Carrier modelo Gray Zig Zag

Por supuesto, puedes aprovechar cualquier espejo y tu reflejo en los escaparates o en los coches para comprobar que todo es correcto. ¡Y no dejes de decirle cositas igual que si le llevaras delante!

 

6.- ELIGE SIEMPRE EL MOMENTO ADECUADO

Es un consejo universal: portear debe ser siempre algo divertido.

Beco Toddler modelo Dragonfly

Las primeras veces es posible que tu bebé esté reacio a que le pases a la espalda. Delante está muy calentito, siente tu corazón, puede ver tu cara y puede tomar tetita si le estás dando el pecho. Así que cuando empezamos a portear a la espalda a veces hay que añadir un extra de diversión para que pronto lo asocien con algo genial.

Es recomendable dejar todo preparado para salir a la calle nada más ponernos la mochila. El movimiento, los estímulos del mundo exterior, harán que se le olvide que hemos cambiado de postura. También es recomendable evitar hacer pruebas cuando el bebé está nervioso, cansado o tiene hambre. Vosotros como padres sabéis mejor que nadie qué momento es el adecuado.

 

7.- RECUERDA SUJETAR SU CABEZA CUANDO SE DUERMA

La sujeción de la cabeza es importante incluso cuando los bebés van creciendo.

Mochila Isara V3 Foxy

Incluso los niños de 4, 5, 6 años pueden llevarla completamente descolgada cuando se quedan dormidos, circunstancia que debemos evitar con algo tan sencillo como con la capucha que todas las mochilas incorporan.

 

8.- ESPECIAL ATENCIÓN AL ESPACIO Y LA GENTE QUE NOS RODEA

Cuando porteamos a la espalda tenemos todo nuestro frente despejado, pero vamos a abultar más por la espalda. Es posible que nos lleve unos días acostumbrarnos a ese nuevo “bulto” que formamos así que cuidado al pasar por espacios estrechos.

No olvidemos tampoco que los niños porteados a la espalda pueden alcanzar muchísimas cosas. Así que mucho cuidado a las zonas por las que pasamos: estanterías, armarios, etc.

Boba Carrier 4G modelo Slate

Especial atención deberemos prestar en la calle ya que a menudo la gente que nos rodea no será consciente de que llevamos un bebé a nuestra espalda hasta que casi estén encima. En situaciones de aglomeración, sobre todo si somos porteadores de pequeña estatura, puede ser recomendable pasar al bebé delante para poder protegerle de algún golpe accidental.

 

9.- NO TENGAS MIEDO DE AJUSTAR LA MOCHILA 

Un error frecuente de ajuste que suele verse al portear a la espalda es llevar la mochila muy baja. Esto hace que el porteo se haga más incómodo y si hemos soltado mucho los tirantes nos podemos encontrar con una sobrecarga de los hombros importante.

Cuando porteamos a la espalda podemos subir más el cinturón de nuestra mochila, lo que nos obligará a reajustar los tirantes, probablemente para dejarlos más ajustados.

Aquí sirve la misma indicación que para portear vientre con vientre: el bebé debe ir bien pegado a nosotros, sin separarse. Llevar la mochila floja sólo hará que ambos vayamos incómodos.

 

10.- PARA BAJAR AL BEBÉ, FLEXIÓNATE E INCLÍNATE

Bajar al bebé de la mochila es muy sencillo, ya lo verás.

Si vas a dejarle de pie en el suelo es preferible que flexiones tus rodillas y te inclines. De este modo podrás dejarle en el suelo casi sin esfuerzo.

Si el bebé es pequeño y no vas a dejarle en el suelo, bastante con que te inclines, tal como has hecho para ponerte la mochila. Así te será más sencillo sacarle y el riesgo de caída accidental será mucho menor.

 

Esperamos que estos 10 consejos para portear a tu bebé a la espalda con una mochila ergonómica os hayan resultado de utilidad.

Ahora ¡a disfrutar de un Feliz Porteo!

Otros artículos de utilidad | ¿Cuando puedo llevar a mi bebé a la espalda en mi mochila portabebés? | Cómo colocar tu mochila portabebés a la espalda | Consejos de seguridad para llevar a tu bebé en su mochila ergonómica a la espalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *